Cuando usted acude a un profesional de la odontología, el diagnóstico correcto de su estado bucal es primordial para planificar y luego tratar adecuadamente su boca.

 Existe un estándar mínimo con diversos componentes obligatorios en una fase diagnóstica entre los cuales quiero mencionar:

– Un examen clínico completo de los dientes, encías, y demás tejidos blandos de la cavidad bucal.

– El examen radiológico completo tanto panorámico, periapical y a veces hasta tomográfico de los dientes y maxilares.

– La obtención de modelos de estudio de yeso con registros de mordida.

– La interconsulta con otros especialistas que puedan aportar soluciones a cada caso específico.

 Nunca debe comenzarse un tratamiento sin tener conocimiento previo de todos los detalles involucrados producto de un diagnóstico preciso y detallado.

 Es por su bien.