Siempre hago énfasis en que el cuidadoso y correcto diagnóstico es vital para lograr buenos resultados en odontología. Si se hace un buen diagnóstico utilizando una serie de instrumentos especiales que simplifiquen la apreciación de características fundamentales en los dientes del paciente y que direccionen a una buena planificación del tratamiento, los resultados finales siempre serán más precisos y de mejor calidad. Una de las cosas más importantes en tecnología odontológica es la magnificación, hoy en día los odontólogos debemos utilizar lupas y hasta microscopios para trabajar, ya que permiten tener una visualización más expandida y precisa. El microscopio hace posible aumentar la imagen desde 5 hasta 30 veces y suele ser utilizado mucho en la rama de la endodoncia.

FOTOGRAFÍA DIGITAL

Para nosotros es de suma importancia tomar fotos del paciente, me refiero a fotos de la cara, intrabucales y de la sonrisa en diferentes perfiles y movimientos. Estas fotos sirven para diagnosticar con mayor facilidad y apreciar ciertos detalles que no pudieron ser evaluados durante la consulta. Es sumamente útil como herramienta de comunicación tanto con el paciente como con el técnico dental, que es parte del equipo de trabajo junto a otros especialistas. La fotografía digital dental está muy unida al diseño de sonrisa, ya que permite desde un principio, planificar de manera adecuada y predeterminar el tratamiento dental final mediante variaciones de color, tamaño y forma hasta llegar al resultado con el que el paciente se sienta satisfecho y que por supuesto, será el que obtendrá al final del tratamiento.

CÁMARAS INTRAORALES

Como mencioné anteriormente, el paciente debe ver y comprender lo que tiene. Por esto, las cámaras intraorales nos permiten integrar al paciente al diagnóstico, ya que la cámara va mostrando los detalles existentes dentro de la boca y nos simplifica transmitir lo que realmente está sucediendo. Una imagen dice más que mil palabras. Adicionalmente, la cámara digital es capaz de guardar la serie de imágenes como imágenes estáticas, lo cual es un recurso muy útil porque revela hallazgos por la ampliación de las imágenes.

TOMOGRAFÍAS EN 3D

Cuando empezamos a ver tomografías en 3D, nos damos cuenta de ciertas características que no se pueden detallar en una radiología tradicional bidimensional. Por ejemplo, al analizar una radiografía panorámica no se puede saber cuánto hueso hay disponible para colocar un implante, ya que estas son imágenes planas que solo muestran el alto, mas no el ancho del hueso. Con las tomografías tridimensionales, se puede ver el hueso en todo su conjunto y en cortes micrométricos, su densidad e incluso colocar los implantes de manera virtual para determinar su ubicación exacta. Por otra parte, en la rama de la endodoncia, las tomografías en 3D permiten la visualización de lesiones, curvaturas de raíces, conductos de ciertas trayectorias, fisuras, etc.

La gran herramienta de la imagenología en la odontología es la tomografía volumétrica digital en 3D. Sin embargo, debo destacar siempre que no se trata de deslumbrar al paciente con tecnología, se trata de saber utilizar la tecnología profesionalmente en favor del paciente.

Seif, T. (2017). Tomas Seif en Globovisión Tecnología. (Entrevista en televisión). Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=KpKF26QmCKY