La odontología sin metales es una tendencia que cada día cobra más fuerza. En la actualidad se cuenta con nuevas tecnologías y materiales que pueden ser tan resistentes como los metales sin algunas de sus consecuencias negativas y con un resultado estético más natural, al respecto el odontólogo protesista Tomás Seif conversó sobre las ventajas y aplicación de estos procedimientos.

“Desde hace unos 15 años aquí en nuestro país se vienen utilizando cerámicas y refuerzos cerámicos que asemejan la fuerza y resistencia del metal, así evitamos las desventajas de las aleaciones como las líneas oscuras en los bordes de ciertas coronas que se ven cuando las encías se retraen. Además, algunos metales sufren por la corrosión en la boca, pueden transmitir electricidad, lo que se conoce como galvanismo, y en algunos casos molestar con los cambios de temperatura que suceden dentro de la boca”, explicó Seif.

No obstante, aclaró que existen casos seleccionados en los cuales los metales siguen siendo utilizados exitosamente en odontología. Para lograr resultados más naturales y evitar los inconvenientes mencionados la odontología ha recurrido a nuevos materiales para confeccionar restauraciones estéticas y prótesis de muy buena calidad, tal es el caso del Disilicato de litio que es un material cerámico de altísima resistencia con propiedades ópticas, muy similares al esmalte dental.

El protesista acotó que también se utiliza como sustituto de aleaciones metálicas la zirconia (cerámica de Y-TZP), un material muy duro y resistente que se incorpora como estructura debajo de las prótesis para luego aplicarle cerámica logrando resultados altamente estéticos.

Entre los tratamientos bucales que se pueden solucionar con estos materiales de excelentes propiedades físicas y estéticas están las finas carillas de porcelana, los puentes fijos que no tengan muchos dientes faltantes de por medio, las prótesis fijas sobre implantes y las coronas e incrustaciones dentales individuales.

Por otra parte, muchas amalgamas pueden ser sustituidas por materiales resinosos de alta resistencia a la abrasión y que semejan los colores dentales naturales.

Seif afirmó que la odontología moderna está apuntando cada día más a un futuro libre de metal y enfocándose en materiales que permitan imitar en mayor medida la naturalidad de los dientes para lograr propiedades ópticas de los dientes como la translucidez, coloración, tonalidades, fluorescencia y opalescencia con la mayor estética y resistencia, siendo al mismo tiempo lo menos invasivos posibles a la estructura dentaria.

La recomendación final para los pacientes es realizarse un diagnóstico bucal completo con un especialista actualizado que tome en cuenta no solo la solución de su problema sino también la selección adecuada de técnicas y materiales para que el tratamiento perdure en el tiempo y que tenga óptimos estándares de calidad. Seif también recomendó acudir a odontólogos especializados que cuenten con equipos multidisciplinarios que trabajen en conjunto para garantizar el éxito de su inversión.