Las carillas de resina son finas capas de resina fotocurada que por lo general son esculpidas directamente por el odontólogo sobre los dientes del paciente.

El objetivo es recubrir la parte externa del diente para generar cambios en forma, color, tamaño y disposición de sus dientes en la sonrisa.

Algunas ventajas de utilizar resina podrían ser que se requiere por lo general de una sola cita y su menor costo comparado a las carillas de porcelana o cerámica.

Las desventajas son que requieren de un profesional con mucha experiencia y manejo artístico del material, se requiere desgastar parte del esmalte dental, pueden cambiar de color con el pasar de los años y la posibilidad de fracturas y desgastes del material.

Dicho todo esto, se trata de una de las alternativas mas conservadoras para mejorar su sonrisa.